30 años acompañando las estrategias propias de manejo, control del territorio y los recursos naturales

Historia

Historia

El Centro de Comunicación y Desarrollo Andino (CENDA) nació el año 1985 en Cochabamba, Bolivia, sobre la base de una labor previa de investigación, referida a tecnologías apropiadas de las comunidades rurales, y de difusión del conocimiento campesino y la promoción de la lectura mediante los periódicos bilingües "El Mizqueño" y "El Totoreño". Estos, en 1986, dieron lugar a la revista bilingüe (quechua – castellano) Conosur Ñawpaqman que hasta la fecha se distribuye trimestralmente en un área que abarca principalmente el departamento de Cochabamba, zonas de Oruro y Potosí.

Desde el inicio CENDA se orientó para trabajar de manera directa en el área rural, inicialmente en la Subcentral de Raqaypampa, buscando adoptar el punto de vista de las comunidades campesinas andinas y cuestionar el modelo de desarrollo vigente, ante el boom de los proyectos y programas de desarrollo, especialmente del auge de la Revolución Verde, en aquel momento impulsado desde el Estado y muchas ONGs. El argumento de estos era que los sistemas agrícolas andinos necesitaban optimizarse, aumentar su producción para incrementar la rentabilidad campesina. No obstante, las constataciones en campo demostraban que la introducción de los paquetes tecnológicos en el área rural, provocaban mayor pobreza, desarticulación de las comunidades campesinas e incluso altos índice de suicidios.

Los primeros contactos con la comunidad de Raqaypampa (Mizque) permitieron ver la posibilidad de someter a comprobación dichos paquetes tecnológicos y al mismo tiempo comprobar la eficiencia del sistema productivo campesino que planteaban algunos estudios aislados. En aquel momento, Raqaypampa se presentaba como el lugar ideal para esta tarea; mostraba alto grado de autonomía frente al mercado a pesar de su vinculación con el mismo, conservaba un manejo tradicional de sus recursos, sobre la base de una organización social sólida, y tenía una escasa o nula injerencia de proyectos desarrollistas a diferencia de otras comunidades cercanas. Entre 1985 y 1989, como resultado del proceso de investigación acción, CENDA arribó a resultados importantes, los cuales mostraban la viabilidad del sistema campesino andino frente al proyecto dominante de desarrollo mercantil. Esta experiencia forjó la orientación futura del objetivo y la práctica institucional.

Como parte de la investigación acción, CENDA se concentró en brindar apoyo a la organización campesina sindical y a las comunidades raqaypampeñas, en ámbitos como el productivo alimentario, la alfabetización de adultos en idioma quechua, la salud en términos de interrelación entre medicina formal y tradicional, la forestación, la comunicación radial y escrita. En esta dinámica CENDA desarrolló una práctica sujeta al control comunitario, brindando informes y sometiéndose a evaluaciones de la organización sindical campesina en sus distintos niveles.
En el ámbito nacional, esta etapa estuvo marcada por una serie de acontecimientos importantes para la vida de CENDA, como el debilitamiento profundo de la Central Obrera Boliviana (COB) y la emergencia de una etapa de movilización campesina marcada por el rechazo a la Ley de Reforma Tributaria, la demanda de una Ley Agraria Fundamental, la defensa de la educación fiscal y gratuita, el rechazo a la Ley 1008 (1988). En la CSUTCB se comenzó a hablar sobre la construcción de un instrumento político propio, y se llegó a plantear una propuesta educativa que demandaba participación social y pertinencia cultural y lingüística. Igualmente, el movimiento indígenas originario empezó a visibilizarse con la marcha por la Dignidad y el Territorio, protagonizada por los pueblos indígenas del oriente boliviano (1990). Bajo la enseñanza de estos pueblos y el impulso por los "500 años", es que el movimiento campesino acuñó la demanda de "tierra - territorio". En CENDA ésta empezó a comprenderse muy ligado a la noción de control territorial y autoridad comunal.

A partir de 1990 CENDA apoyó una experiencia de formación de técnicos indígenas (Yanapaqkuna) para que coadyuven a la organización campesina. En concordancia con la propuesta de la CSUTCB, se inclinó a la búsqueda de una propuesta educativa campesina, ligada al calendario escolar de acuerdo al calendario agrícola, al control territorial de la educación. Así, en 1992, impulsó la creación del primer Consejo Educativo Comunal en la subcentral Raqaypampa. En este contexto se inauguró el Centro de Formación Originaria de las Alturas (CEFOA) con la misión de formar técnicos y maestros indígenas, surgió el Añaskitu, como suplemento infantil de la revista Conosur Ñawpaqman y se puso en marcha la Escuela de Etnodesarrollo Andino (EEA), un espacio de intercapacitación entre la comunidad campesina y la universidad. Esta experiencia, luego da origen al CEIDIS (1999 – 2004), una alianza entre universidades y ONGs de Argentina, Chile, Perú y Bolivia, que permitió organizar el diplomado en Educación e Interculturalidad y la Maestría Territorio e Interculturalidad, además de una serie de eventos con el Centro de Estudios Superiores (CESU) de la Universidad Mayor de San Simón (UMSS).
Desde el año 1997 CENDA comenzó a acompañar a la Central Regional de Raqaypampa (CRSUCIR) en su proceso de reconocimiento como distrito municipal indígena y luego como Tierra Comunitaria de Origen (TCO), siendo la primera demanda de este tipo en Bolivia, es decir, solicitada en tierras altas y por comunidades de exhaciendas. En este mismo período la institución comenzó a tener más presencia en la provincia Ayopaya, en principio motivada por el triunfo electoral de un dirigente campesino para la alcaldía de Independencia. Con estas acciones CENDA inició una etapa en la que puso mayor énfasis en el tema del territorio, sin dejar de considerar el asunto de la propiedad y el sistema agrario como un elemento esencial de la discusión.

En ese marco, en el año 2001, ingresó en una etapa puente para concentrarse en un proceso participativo de balance interno sobre toda su experiencia; el producto fue la elaboración del nuevo Marco Estratégico Institucional, cuyo nudo articulador fue la "gestión territorial". Esto se tradujo en el apoyo posterior que brindó a Raqaypampa y Ayopaya en la construcción de planes de gestión territorial indígena (2002 – 2007), así como en la extensión de su acompañamiento técnico-jurídico a los procesos de titulación agraria colectiva en Uyuni y Ayopaya, demandas que surgieron muy ligadas a movilizaciones en defensa de los recursos naturales y el territorio, ante las políticas neoliberales.
Sobre toda esta dinámica y en medio de un ascenso de la movilización social, dado a partir de la Guerra del Agua (2000), CENDA amplió su labor de incidencia a nivel nacional, aportando en el asesoramiento y la elaboración de propuestas relacionadas a la problemática tierra y territorio, coadyuvando así a las organizaciones campesinas matrices. Acompañó y dio cobertura a las movilizaciones indígenas originarias por la Asamblea Constituyente y a la constitución del Pacto de Unidad de las Organizaciones Indígenas Originarias Campesinas (2004). En el marco de las instituciones de apoyo al mismo, coadyuvó en la elaboración de su proyecto de Ley de Convocatoria a la Asamblea Constituyente (2005), en la construcción de su propuesta de nueva Constitución Política del Estado (2006 -2007), que fue la base del debate de la Asamblea Constituyente –instalada en agosto de 2006– y de la propuesta que ésta aprobó en diciembre de 2007.

La movilización social en rechazo al modelo neoliberal que surgió en el país, a principios del nuevo siglo, con las llamadas Guerra del Agua, la Guerra del Gas y las movilizaciones indígenas originarias y campesinas, a fines del año 2005, había dado como resultado el triunfo del Instrumento Político por la Soberanía de los Pueblos - Movimiento al Socialismo (IPSP - MAS), en las elecciones generales, con la dupla Evo Morales, presidente, y Álvaro García, vicepresidente. A partir de este triunfo se dio un ingreso significativo de dirigentes y líderes populares, indígenas y especialmente campesinos a instancias de decisión y de administración del aparato estatal, en sus distintos niveles y ámbitos. Ello trajo consigo un cambio substancial en la dinámica de las organizaciones especialmente campesinas y en el escenario social, político y económico en general. Frente a este contexto, el año 2008, CENDA inició un nuevo programa institucional, con amplios componentes pero asumiendo un carácter exploratorio y flexible. Esta situación dio como resultado la reducción de su alcance, en términos de acción y de equipo institucional, tomar la decisión institucional de dar paso a la formación de una nueva generación en la conducción de la institución e iniciar la retirada de Raqaypampa.

La labor de incidencia de la institución, en el escenario constituyente, se concentró en el seguimiento y la difusión de información sobre la aplicación de las conquistas logradas por los pueblos indígenas originarios, en la nueva Constitución, como la autonomía territorial indígena y el ejercicio de la Consulta Previa, vinculados a los conflictos socioambientales. En cuanto al primer aspecto, se destaca el impulso dado a Raqaypampa para la constitución de su autonomía indígena, mediante la elaboración participativa de su propuesta de estatuto, cuya primera versión fue presentada al gobierno y al público en general en 2009. Respecto al segundo punto, está el apoyo técnico bridado al CONAMAQ y sus regionales en el proceso de construcción de su propuesta de Ley de Consulta (2010 -2011), la cual llegó a consensuarse con la CIDOB y fue entregada a la Asamblea Legislativa (2012).

Simultáneamente a todo lo anterior, CENDA empezó a dar nuevamente un énfasis al tema del sistema productivo campesino familiar-comunal y de modelos de desarrollo, esta vez desde la perspectiva de las estrategias de manejo del riesgo climático y alimentario, a la luz de la problemática del cambio climático y una experiencia piloto de regeneración (agroecológica) del germoplasma nativo (semillas de papa), esta vez con base en comunidades campesinas andinas, fundamentalmente al norte de la provincia Ayopaya. Desde este escenario, la institución continúa colaborando con el Centro de Educación Alternativa "Suma Sartawi" (aunque cada vez con menos intensidad) y presenciando el clima en torno a la paralización del proceso de saneamiento de la TCO Ayopaya.

La institución hoy es considerada un referente para el conocimiento y profundización en temas de manejo de los riesgos climáticos y alimentarios y de control de los recursos naturales, en la región andina y desde las lógicas locales. En este terreno, instancias como la Plataforma Boliviana frente al Cambio Climático, por ejemplo, han dado a CENDA, el rol de suministrar insumos específicos e investigaciones en terreno, que alimenten y aterricen el debate, la construcción de propuestas y la incidencia pública y política. A nivel de las comunidades y organizaciones de base, CENDA se mantiene como una institución que permite el análisis de su propia situación, en el marco de un contexto mayor que les impacta negativamente, pero que al mismo tiempo puede ofrecerles salidas a sus demandas.

Contacto

logo

Av. Tadeo Haenke #2231

Teléfono: +591 4 4243412

Fax: +591 4 4281502

Casilla: 3226

Correo: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Cochabamba, Bolivia

Estamos en Twitter

Estamos en Facebook

Suscripción

Estamos preparando una base de datos de correos para enviar el resumen mensual de nuestras noticias.