Acompañando las estrategias propias de manejo, control del territorio y los recursos naturales

El objetivo principal del encuentro fue construir una Agenda de Trabajo para el 2018, para reforzar y ampliar la red de vigilantes ambientales a nivel nacional, a partir de la experiencia de los diferentes actores de la sociedad civil que trabajan en el tema calidad de agua en Bolivia y Perú.

El jueves 30 de noviembre y el 1 de diciembre de 2017, se desarrollará el Foro: “Minería y justicia ambiental en Bolivia. Hacia la construcción de una agenda común. En el que se compartirá las bases conceptuales y los impactos de la minería en el ambiente y el entorno social, el Foro pretende analizar la situación actual de la minería en Bolivia (tierras altas), sus impactos ambientales y sociales, para apuntalar una reflexión que desemboque en elementos de una básica agenda por justicia ambiental.

Está en desarrollo el II Encuentro Nacional de Monitores Comunitarios de la calidad del agua “Buscando alianzas para sanar el agua”, están presentes en el evento las organizaciones de varones y mujeres que cuidan y vigilan el agua en sus territorios. Las instituciones comprometidas con la gestión del agua acompañan socializando, generando debate de la temática en cuestión.

Este 2017, queremos retomar las alianzas y evaluar los avances que se han ido desarrollando en todo el año, a la vez queremos invitar a otras organizaciones e instituciones a que se sumen a la concreción de una red de Vigilancia Ambiental que iniciamos monitoras y monitores de Poopó y Corocoro el año pasado, con el fin de ir afianzando lazos de compromiso y acción en la defensa de nuestros recursos hídricos y nuestros territorios. En un escenario cada vez más peligroso para la defensa del agua y de la vida por el incremento de actividades y políticas extractivas, la unión de esfuerzos y luchas se hace necesaria.

Las cuencas abiertas de América Latina

El monitoreo de la calidad de agua permite tener una visión integral del cuidado del agua. Si solo pensamos en lo que afecta a una comunidad, podemos perder de vista cómo nuestras acciones tienen un impacto también en las otras personas, en los otros municipios o comunidades. 


Hay una línea imaginaria que circunda un territorio y subraya una diferencia tácita entre nosotros y los otros. Una línea arbitraria que nos encierra y nos hace pensar en que el espacio está fragmentado, que hace que nos ocupemos de “lo mío” y no de “lo nuestro”. La fragmentación – municipalización del territorio hace que pensemos de forma muy local las necesidades y desafíos, pero no permite entender la relación entre lo que hacemos aquí y lo que nos pasa a todos.

Desde el año 2014 CENDA junto a pobladores de la región trabaja haciendo un monitoreo comunitario de la calidad del agua en la cuenca del Poopó. Revisamos algunos parámetros básicos (temperatura de agua y aire, pH, dureza, alcalinidad, turbidez y oxigenación) para poder tomar el pulso de un ecosistema. Hacemos esta evaluación de forma periódica y sistemática para ver si alguno se encuentra por encima del límite aceptable y permita alertar si hay una fuente de contaminación.

 Trabajamos en equipo con las comunidades que forman parte de esta cuenca. Allí, personas capacitadas para tomar muestras trabajan haciendo el monitoreo de la calidad del agua en distintos lugares del río: en su origen, antes y después de las actividades humanas (especialmente la minería) y por último cerca del final del curso del río.

ilustracion 2
Lo que encontramos hasta ahora es preocupante. En la parte alta del río las aguas son saludables, pero cuando pasa por zonas mineras recibe las descargas de agua usada en el proceso de extracción de minerales y que tiene una concentración alta de metales pesados. Consumir estos metales causa graves enfermedades y malestares que pueden ser irreversibles. El agua del río llega a la parte baja de la cuenca cargada de estos metales, y es la única fuente de agua para muchas de las comunidades bajas.

ilustracion 1

El monitoreo de la calidad de agua permite tener una visión más integral del cuidado del agua. Si solo pensamos en lo que afecta a una comunidad, podemos perder de vista cómo nuestras acciones tienen un impacto también en las otras personas, en los otros municipios o comunidades.

Este trabajo conjunto de estudio y observación de la cuenca nos permite sobrepasar la línea imaginaria de la frontera municipal para integrar una región. La cuenca es la verdadera frontera natural de un territorio. Si reconocemos su extensión completa podremos trabajar en el bien común de forma integrada, uniendo comunidades en torno del río y de la vida.

Resumen

La evaluación de la calidad de fuentes de agua utilizadas para agua potable, el ganado y el riego, junto con la evaluación de la vulnerabilidad de las comunidades, especialmente en regiones rurales en vías de desarrollo, es vital para reducir el riesgo planteado por la mala calidad del agua y la limitada disponibilidad/accesibilidad de los recursos hídricos.


Megan French ● Natalie Alem ● Stephen J. Edwards ● Efraín Blanco Coariti ● Helga Cauthin ● Karen A. Hudson-Edwards ● Karen Luyckx ● Jorge Quintanilla ● Oscar Sánchez Miranda

Presentamos un caso de estudio en comunidades agromineras de la cuenca del Lago Poopó, una de las regiones más pobres del altiplano boliviano, donde la precipitación relativamente baja, alta evaporación, salinización y una historia de actividad minera no regulada, han contribuido a la degradación ambiental y del agua. La evaluación de la calidad del agua demuestra que la remediación de las aguas en la zona resultarían muy difícil y costosa debido a los altos niveles de la contaminación natural y por la minería (PCQA ≥6; 78% de los sitios evaluados). A pesar de que las aguas de regular a buena calidad química (PCQA ≤5; 22% de los sitios evaluados) existen, todavía puede ser necesario el tratamiento en función de su uso, y persisten los problemas de acceso al agua. Es necesario cumplir con la legislación sobre calidad del agua, mejorar y mantener la infraestructura básica de suministro y almacenamiento de agua, construir y operar plantas de tratamiento de aguas y aguas residuales, y contener y tratar de manera adecuada y segura los residuos mineros. Este estudio sirve como un marco que podría utilizarse en otros lugares para evaluar y mitigar la contaminación y disponibilidad de agua que afectan a las poblaciones vulnerables.

Palabras clave: Manejo de recursos hídricos ● Calidad de agua ● Escasez de agua ● Vulnerabilidad ● Altiplano Boliviano ● Minería

French Et Al-2017-Environmental Management by Centro de Comunicación y Desarrollo Andino on Scribd

La minería, desde hace muchos años forma parte de la estructura económica de Bolivia. Lamentablemente esta práctica se desarrolla de manera insostenible, debido a los grandes impactos generados al medio ambiente. Oruro, es uno de los departamentos de Bolivia más afectados por la actividad minera, incidiendo de manera directa en la calidad de vida de sus pobladores y sus ecosistemas.


Adicionalmente, la minería, es una de las prácticas que demanda una mayor cantidad de agua, por lo que pobladores que viven cerca a los centros mineros, sufren escasez de este recurso. Poopó es una de las comunidades más afectadas a nivel nacional debido al extractivismo minero.

Hace 4 años (2013) un grupo de personas de las comunidades de la Sub cuenca Poopó y Pazña/Antequera, han trabajado junto a CENDA para realizar monitoreo comunitario y vigilancia de la calidad de agua en la zona.

Este grupo de monitores comunitarios de la zona, luego de una intensa capacitación teórica y práctica, fueron certificados en septiembre del año 2016 por la Global Water Watch “Red internacional de monitores comunitarios del agua”, que apoya a grupos de monitores comunitarios del mundo, para mejorar la calidad del agua y salud pública.

Este mes de abril, los días 17 a 19, como todos los meses, se llevó adelante el taller de capacitación teórica – práctica a los monitores comunitarios del agua en la población de Poopó, quienes posteriormente realizaron el monitoreo en nueve puntos clave de las comunidades de Poopó y Totoral.

Uno de los hechos de mayor relevancia durante el monitoreo en Totoral, fue una dura discusión con miembros del personal técnico de la mina privada “Bolívar” quienes cuestionaron los derechos de los monitores comunitarios del agua, para realizar vigilancia ambiental de la calidad de agua de las descargas de la mina.

A continuación imágenes que ilustran el trabajo de los monitores comunitarios del agua, verificando el daño del extractivismo al medio ambiente y la belleza natural del Altiplano.

1 Yassin y doña Petrona

Yasin Peredo técnico de CENDA y Doña Petrona de la comunidad Poopó dieron una presentación

sobre el parámetro oxígeno disuelto.

2 Abel Machaca poopo

Abel Machaca de la comunidad Poopó ejecutando el método de dureza total del agua

3 Fernando y niño Ethan

Fernando de Totoral y Ethan de Poopó colaboran en la presentación sobre turbidez del agua.

4 pimer dia de monitoreo

Primer día de monitoreo del agua en Poopó, Doña Petrona llevando a cabo el análisis de oxígeno disuelto.

5 Tecnicos de CENDA

Edwin Poma técnico de CENDA mediendo la temperatura del agua con Yasin Peredo.

6 Mina sinchi wayra

El grupo de monitores realizando el análisis del agua en el punto de descarga de la mina Sinchi Huayra .

7 equipo luego de monitoreo

Poopó: El equipo tras concluir el monitoreo comunitario del agua

8 análisis en puente desaguadero

Grupo de monitores realizando el análisis en los bordes del puente desaguadero.

9 Ethan futuro monitor

Ethan de 4 años, futuro monitor de Poopó

10 Monitores ayudando

Monitores llevando a cabo el análisis de calidad del agua en un pozo comunitario cerca de Poopó

11 Discusion con Mina Bolivar

Totoral: Personal de la Mina Bolívar, cerca de su efluente de descarga, cuestiona el trabajo de los monitores comunitarios. 

12 Monitores alumnos de colegios

Totoral: Estudiantes de la U.E. "Juan Lechín Oquendo"  elegidos como monitores comunitarios,

ejecutando el análisis de la calidad del agua en el pozo de la región Martha.

13 Estudiantes realizan monitoreo

Totoral: Jhessica y Fabiana fortaleciendo el proceso de capacitación como monitores comunitarios.

14 fabiana responsable parametro

Fabiana responsable del método oxígeno disuelto.

Texto:

Yasin Peredo - Técnico CENDA, Khem Rogaly

Fotos: Khem Rogaly - Estudiante Voluntario de Inglaterra

Este martes 21 de marzo desde las 9:00 de la mañana hasta las 18:00, CEDIB, CENDA, CEPA, GTCCJ, PBFCC, PROBIOMA llevaran adelante el Encuentro “Minería, Agua y Derechos Humanos den Bolivia” para hacer un balance de los impactos de la minería en los derechos humanos en Bolivia, luego de 3 años de aplicación de la Ley 535. Por otro lado, reposicionar en el debate público los impactos de la minería relacionados al agua, el análisis se realizará junto a los actores sociales que son víctimas de impactos negativos de la minería, para finalmente perfilar alternativas de vida en una agenda que preserve el agua como un derecho fundamental para asegurar la vida.


El Encuentro reunirá a panelistas expertos en el tema, como expositores, también estarán presentes los representantes de la población afectada, llegaran de Cotagaita, Tupiza del departamento de Potosí, representantes del Poopó y Huanuni de Oruro, Illimani, Chiquitanía quienes darán testimonios de las experiencias vividas por la afectación de la minería dentro sus territorios.

Invitamos a todos y todas a ser partícipes de este Encuentro, el día martes 21 de marzo, en el auditorio del CEDIB, desde las 9 de la mañana. Están todos invitados.

Página 1 de 6