Acompañando las estrategias propias de manejo, control del territorio y los recursos naturales

La muerte de los peces y las aves en el lago Poopó se debe a los fenómenos naturales, al margen de que el lago Poopó tiene contaminación minera que es de conocimiento general, dijo Severo Choque Nina, director del Servicio Departamental de Agricultura y Ganadería (SEDAG) de la Gobernación de Oruro.

Atención inmediata por las consecuencias del desastre ambiental ocurrido en el lago Poopó, claman ante las autoridades locales y nacionales, los comunarios de Untavi, municipio de Toledo, provincia Saucarí de Oruro.

"Estamos viviendo una pesadilla, nunca antes hemos visto un desastre como este en el lago Poopó con millones de peces muertos pero también con varias especies de aves muertas", afirmó don Benito Ayma, comunario de Untavi, municipio de Toledo, departamento de Oruro.

La cuenca del lago Poopó, en el departamento de Oruro, es extremadamente vulnerable a la degradación ambiental, debido a que es una zona con una disminución creciente del agua, producto de la contaminación minera y natural.

Pobladores de Quellía – Poopó continuaron con las prácticas de monitoreo del agua. El 25 de septiembre, también realizaron la medición de la temperatura del agua con el apoyo de técnicos del Centro de Comunicación y Desarrollo Andino (CENDA) y CAFOD.

Comunarios de Quellía, municipio de Poopó–Oruro, el 25 de septiembre, realizaron prácticas de monitoreo del agua, guiados por técnicos de CENDA,en el marco del proyecto Gestión del Riesgo Hídrico en la Cuenca del Poopó con apoyo de CAFOD.

La cuenca del lago Poopó, ubicada en el departamento de Oruro, es extremadamente vulnerable a la degradación ambiental y a una disminución creciente de la calidad del agua a consecuencia de las actividades humanas, entre ellas la minería.

El monitoreo del agua está definido como el proceso programado de muestrear, medir y registrar las distintas características del agua (UNEP/WHO, 1996). Los datos que se obtienen del monitoreo del agua sirven para (UNEP/WHO, 1996; CAO, 2008; ANA, 2014):

Página 5 de 6