30 años acompañando las estrategias propias de manejo, control del territorio y los recursos naturales

Los paquetes tecnológicos “modernos” alteraron nuestros sistemas de producción.

Desde hace más de 30 años, instituciones de “desarrollo” y empresas dedicadas a los agro negocios, introdujeron paquetes tecnológicos en la línea de la revolución verde a los sistemas de producción de comunidades indígena originaria campesinas.

Modelos modernos de producción y sus consecuencias

 

Este nuevo modelo de producción consiste en la introducción de insumos químicos en todo el proceso de producción, tales como fertilizantes químicos, insecticidas, fungicidas y semillas certificadas, provocando alteraciones en los sistemas tradicionales de producción; mencionamos las más importantes:

 

  • Los fertilizantes químicos producen daños irreversibles en el suelo, como la desaparición de microorganismos benéficos que ayudan a los cultivos en la absorción de nutrientes.
  • Los insecticidas, fungicidas y otros biocidas provocan desequilibrios significativos en la naturaleza, porque su uso devasta todo forma de vida, así se pierden insectos benéficos que controlan de manera natural la población de insectos perjudiciales (control natural) y eso provoca una gran dependencia hacia el consumo de estos productos.
  • Las semillas introducidas por su condición comercial, desplazan a la gran cantidad de semillas nativas provocando su pérdida, cambio de sistema a monocultivo, por tanto mayor riesgo de producción, además a través de la Norma General sobre Semillas de Especies Agrícolas, se obliga al productor que compre semillas certificadas que los llaman de “calidad” de empresas semilleristas con una clara intención de hacer dependientes a los productores.

 

No solo las empresas semilleristas pueden producir semilla de calidad

 

Las empresas semilleristas y la normativa de semillas pretenden hacer ver que la semilla de “calidad” solo se puede producir con el uso de tecnologías sofisticadas (que solo tienen estas empresas), sin embargo familias productoras de la Subcentral Chillavi (Norte de Ayopaya), familias de comunidades de Tapacarí y de Vacas, han realizado prácticas de recuperación de la vitalidad y variabilidad del cultivo de papa a partir de la semilla botánica (mak´unku), obteniendo semillas de la misma calidad (como la semilla prebásica) que se obtienen en los laboratorios de las empresas semilleristas.

 

Según las experiencias de las familias productoras, se puede afirmar que a partir de la semilla botánica de papa se obtienen semillas sanas (sin enfermedades que comprometan el rendimiento).

 

Incrementa la variabilidad

 

Por otra parte, las semillas de cada baya (mak’unku) pueden producir plantas con diferentes características fenotípicas, incrementando la variabilidad genética y la resiliencia a factores climáticos.

 

Tuberculilllos

Cosecha de tuberculillos producto de la siembra con semilla botánica.

Se puede apreciar la variabilidad genética resultante.

(Chillavi, Ayopaya Mayo 2017. Producción en la parcela de doña Felicidad Mamani)

 

Además de calidad, también podemos producir nuestra propia semilla en cantidad

 

Cada baya (mak’unku) tiene en promedio 300 semillas de papa, y una planta tiene aproximadamente 20 bayas lo que quiere decir que de una sola planta de papa se obtienen 6.000 semillas.

 

1 Makunku bayas en parcela   2 sacando semilla de makunku baya   3 Semilla de baya o makunku

Bayas (mak’unkus) de una                   Obtención de semillas de                  Semilla botánica de papa obtenida

planta de papa                                           una baya de papa                       de los mak’unkus de una planta

Si hacemos cálculos matemáticos, en una parcela de 300 metros cuadrados (300 m2) se tienen 760 plantas de papa de donde se obtendrían como 4 millones de semillas del mak’unku (en años buenos). Con las experiencias de las familias se pudo ver que el porcentaje de germinación de la semilla botánica es de 20%, o sea se tendrían 800.000 plantines de papa germinados.

 

Apuntar a la autosuficiencia

 

En resumen, se puede afirmar que si obtenemos semilla botánica de papa a partir de las bayas (mak’unku) de una parcela de papa de 300 m2, alcanza fácilmente para la siembra de papa de las familias de toda una comunidad (hay que hacer notar que la obtención de semilla-tubérculo se realiza recién a partir del segundo año de producción con esta semilla botánica).

 

Estos datos nos muestran que las familias productoras de las comunidades pueden ser autosuficientes para la reproducción de su semilla en calidad y cantidad. Además de constituirse en una actividad propia de nuestros pueblos y no requiere de insumos y tecnologías que no sean locales.

 

Textos: Vladimir Rojas, Angélica Machaca – CENDA

 

 

Visto 297 veces Modificado por última vez en Jueves, 01 Junio 2017 14:51
Compartir esa articulo

Sobre el Autor

CENDA

CENDA es una institución sin fines de lucro que acompaña las estrategias propias de manejo y control del territorio y recursos naturales. Comparte nuestros contenidos y síguenos en nuestras redes sociales para estar al tanto de nuestras actividades.

Sitio Web: cenda.org
Inicia sesión para enviar comentarios

Contacto

logo

Av. Tadeo Haenke #2231

Teléfono: +591 4 4243412

Fax: +591 4 4281502

Casilla: 3226

Correo: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Cochabamba, Bolivia

Estamos en Twitter

Estamos en Facebook

Suscripción

Estamos preparando una base de datos de correos para enviar el resumen mensual de nuestras noticias.