Acompañando las estrategias propias de manejo, control del territorio y los recursos naturales

Opinión

• Maggy Talavera 

4 de noviembre de 2014. En marzo de 2015, los bolivianos definiremos con nuestro voto la composición de nada menos que 348 gobiernos, entre municipales y departamentales. No es poca cosa, más aún si consideramos la complejidad del proceso, marcado por particularidades en cada una de las nueve gobernaciones departamentales y en los 339 municipios que hay en el país. Será una fiesta democrática, anticipan muchos, aunque mucho temo que si no se toman algunas previsiones urgentes, el festín se convertirá en una pesadilla.

La primera previsión a tomar debiera estar dirigida al Tribunal Supremo Electoral. Visto lo ocurrido en las elecciones generales del 12 de octubre, no hay ninguna duda de que el TSE actuó con una mezcla explosiva de negligencia y mala fe, al punto de poner en entredicho los resultados de la votación en cientos de asientos electorales. ¿Alguien ha previsto ya qué cambios y ajustes obligados hay que realizar en el TSE? Las fuerzas que se alistan a terciar en los comicios del próximo año, ¿demandarán esos cambios?

La segunda previsión urgente debiera ser tomada por la sociedad civil y estar dirigida tanto a los candidatos que les pedirán el voto, como a los medios de comunicación que cubrirán las elecciones. A los primeros, exigiéndoles que sean honestos y serios en las promesas que harán (no, no es una misión imposible); y a los segundos, pidiéndoles el respeto que se merecen los electores y la atención a su derecho de estar oportuna y debidamente informados sobre los candidatos y sus ofertas electorales.

Las dos previsiones sugeridas son vitales para garantizar que el buen desarrollo y fin de las elecciones municipales y departamentales. Sin un TSE idóneo será difícil garantizar un proceso transparente y justo, como ya lo vimos en el de octubre pasado. Y sin una sociedad capaz de interpelar a los candidatos y demandar buen periodismo a la media, también. La primera tarea compete principalmente a los políticos en campaña; la otra, más complicada por su amplitud, a las organizaciones de la sociedad civil organizada.

Y si bien las dos previsiones son vitales tengo mayor preocupación por la segunda. Por lo visto en los pocos días que marcan el inicio de las campañas electorales con miras a marzo de 2015, a los candidatos poco les importará comprometerse con sus electores a través de la elaboración y presentación de propuestas de gobierno serias y viables, ya que les será más fácil recurrir a disfraces y fuegos artificiales para impactar y atraer la atención de los electores. Johnny Fernández en Santa Cruz de la Sierra es un ejemplo.

A la frivolidad de los candidatos se sumarán no pocos medios de comunicación, como también ya hemos tenido la oportunidad de ver gracias a Fernández, a los que poco les importará hacer periodismo e interpelar a los candidatos sobre sus propuestas para los municipios o gobernaciones que aspiran administrar. A los jefes de esos medios, o a los responsables de los programas que éstos difunden, les importa más el espectáculo que el periodismo y ven en las elecciones no un proceso democrático, sino un negocio.

¿Por qué digo que me preocupa más esta segunda previsión a tomar con miras a los comicios del próximo año, y no la primera? Porque de los dueños y jefes de los medios de comunicación depende en gran medida la agenda pública que marcará los comicios. Una agenda que merece incluir los temas de interés ciudadano que hacen a la región o a la ciudad, y a través de la cual se pueda interpelar y conocer a los candidatos, no en sus fases bufonas, sino en las de sus cualidades como aspirantes a autoridad pública. No abogo por una elección democrática aburrida y cansina. Lo que no puede suceder es que, con pretexto de "animar” a los electores, desde los medios se imponga un espectáculo que ahogue a la gente en risas y le impida conocer el verdadero traje y bagaje de los bufones a los que parece no quedarle otro recurso que la farsa para ganar un voto.

  • Es periodista.
    Directora de Semanario Uno.

Visto 1070 veces Modificado por última vez en Martes, 04 Noviembre 2014 12:18
Compartir esa articulo

Sobre el Autor

CENDA

CENDA es una institución sin fines de lucro que acompaña las estrategias propias de manejo y control del territorio y recursos naturales. Comparte nuestros contenidos y síguenos en nuestras redes sociales para estar al tanto de nuestras actividades.

Sitio Web: cenda.org/joomla30
Inicia sesión para enviar comentarios
Top