Acompañando las estrategias propias de manejo, control del territorio y los recursos naturales

Periodico Conosur

CENDA / 19 de Octubre de 2020.- El agua y los bosques son recursos naturales que sufren las consecuencias del extractivismo, en la actualidad vivimos y sentimos los efectos de la sequía y contaminación del agua como el caso del lago Poopó en Oruro (tierras altas) y la quema de bosque en la amazonia (tierras bajas).

En la Amazonia el fuego avanza, la Fundación Amigos de la Naturaleza (FAN) reportó que en lo que va del año los incendios forestales consumieron 2,3 millones de hectáreas, hay más de 40.953 focos de calor en Bolivia, según el reporte del Ministerio de Medio Ambiente, y desde el gobierno central se declaró desastre nacional ante la incapacidad de contener el fuego que devora los bosques en varios departamentos del país, en particular Santa Cruz, Chuquisaca y Tarija (el chaco boliviano).

 

El Lago Poopó prácticamente está por desaparecer, las causas son diversas, unade las más importantes es la contaminación con aguas provenientes de la actividad minera, en particular las aguas del río Huanuni que desemboca en él. Estudios recientes demuestran que el Poopó es una zona de sacrificio, donde la minería está por encima del bienestar del hombre y el medio ambiente, hay más de 400 concesiones mineras y alrededor de 5.798 hectáreas de pasivos mineros acumulados.

 

En tierras altas y tierras bajas de Bolivia, el extractivismo está destruyendo la naturaleza. Los gobiernos de turno promueven políticas extractivas, agropecuarias, mineras e hidrocarburíferas como única salida a la crisis económica, por ejemplo, los agroindustriales de la Cámara Agropecuaria del Oriente (CAO) y la Cámara de Industria, Comercio, Servicios y Turismo (CAINCO) en alianza con la transnacional BAYER-MONSANTO, demandan introducir maíz, trigo y algodón transgénico en el país (Decreto Supremo 3973), sin importarles los efectos negativos a la agrobiodiversidad, la naturaleza y la salud de los bolivianos.

Estudios recientes demuestran que el Poopó es una zona de sacrificio, donde la minería está por encima del bienestar del hombre y el medio ambiente, hay más de 400 concesiones mineras y alrededor de 5.798 hectáreas de pasivos mineros acumulados.

 

 

Redacción: Sergio Vásquez R. - Director Ejecutivo CENDA

Visto 61 veces Modificado por última vez en Lunes, 09 Noviembre 2020 19:23
Compartir esa articulo

Sobre el Autor

CENDA

CENDA es una institución sin fines de lucro que acompaña las estrategias propias de manejo y control del territorio y recursos naturales. Comparte nuestros contenidos y síguenos en nuestras redes sociales para estar al tanto de nuestras actividades.

Sitio Web: cenda.org/joomla30
Inicia sesión para enviar comentarios
Top