Acompañando las estrategias propias de manejo, control del territorio y los recursos naturales

Agua y Minería

Viendo se aprende, nadie te enseña a pescar Valico -me decía mi padre-, él era pescador, mi abuelo también pero no eran expertos, el experto era un hermano Uru, don Nicasio Flores que vivía en la Isla de Panza, él me enseñó a pescar cuando yo tenía ocho años, tenía su barquito; yo aprendí todo del Uru Nicasio, él me enseñó a pescar, me enseñó el pejerrey, las redes. Íbamos de noche a pie a sacar el pescado, porque los Urus pescan con la noche –decía tío Nicasio- y me llevaba peces a la casa para comer.

Un día le dijimos al tío Nicasio que nos venda una red y fue nuestra primera red, entrábamos a pescar a pie porque no teníamos barco, avanzábamos unos cien metros de la orilla y lanzábamos la red, la sujetábamos con palos y teníamos el pescado.

 

Así hemos ido surgiendo los pescadores aimaras, nos hemos empezado a organizar, como los hermanos del lago Uru Uru, de ellos hemos comprado la primera lancha, mi papá y mi abuelo han sido los primeros en traer lanchas de calamina plana a Untavi, después otros nos han seguido, los primeros pescadores éramos diez familias, solo diez, luego hemos llegado a ochenta, eso fue el año setenta y ocho. Así he aprendido a pescar con el Uru Nicasio y mi padre, tengo muchos años de pescador, conozco todo el lago, todas las islitas, conozco a la Madre Tierra, a Dios, he conocido al lago como la palma de mi mano.

 

Así ha sido mi vida de pesquero a veces triste, muchas veces hemos naufragado, inclusive de la muerte nos hemos salvado. Entrar al lago era como entrar a la mina, no sabes si vas a retornar, teníamos que saber leer el tiempo, nuestro barco que era nuestro medio de transporte, de trabajo y nuestro hogar dentro de las aguas del lago, por eso tenía que estar bien implementado con instrumentos de pesca, alimentación, abrigo para el frio. No sabíamos si íbamos a retornar, salíamos a la cinco de la mañana, pero a veces había tormentas, corrientes de agua, entonces teníamos que resguardarnos dentro del lago, en las pequeñas islas o entre las totoras.

 

 

Poopó bote de madera

 

Muchas veces amanecíamos buscando pescado, trabajábamos diez horas, veinte horas, la jornada de trabajo dependía del ánimo del lago. Veíamos el color del agua, nosotros sabíamos dónde estaban los bancos de peces, nos reuníamos en círculo y hacíamos un piqcheo, un acullico y analizábamos según los signos de la naturaleza dónde iba a ser buena la pesca, si encontrábamos peces, aprovechábamos la oportunidad y amanecíamos pescando.

 

De esa manera en el pueblito de Untavi de pescadores nos hemos quedado, quien sabe si no era el Tío Nicasio, tal vez hubiéramos migrado, hubiéramos estado lejos de la comunidad, en otro país, mejor.

 

Ahora el lago se ha secado y los pesqueros estamos haciendo de todo para sobrevivir; esta mañana recogí cañahua silvestre, una arroba; ayudo a recoger quinua y me regalan un poco, ya he carneado todas mis ovejas…en el lago ya no hay vida, pero no queremos dejar la comunidad, estamos pensando hacer la esquila de las vicuñas que habitan nuestra isla, qué más nos queda.

 

Poopó lago seco

 

Texto, fotos: Helga Cauthin - CENDA

Visto 1644 veces Modificado por última vez en Miércoles, 20 Julio 2016 10:31
Compartir esa articulo

Sobre el Autor

CENDA

CENDA es una institución sin fines de lucro que acompaña las estrategias propias de manejo y control del territorio y recursos naturales. Comparte nuestros contenidos y síguenos en nuestras redes sociales para estar al tanto de nuestras actividades.

Sitio Web: cenda.org/joomla30
Inicia sesión para enviar comentarios
Top