Acompañando las estrategias propias de manejo, control del territorio y los recursos naturales

Agua y Minería

Es un hecho que a nivel nacional no existe una regulación ambiental rigurosa para las actividades extractivas. Si hablamos de normas y leyes que regulan al sector minero y otros sectores afines, nos encontramos con una serie de incoherencias, vacíos o simplemente artículos que no reflejan la realidad que se vive en el país. Por ejemplo, la Ley de Minería y Metalurgia, en su artículo 219 menciona que: “…es responsabilidad de los concesionarios (titulares de derechos mineros) prevenir, controlar, reducir y mitigar los impactos ambientales negativos, y remediar/rehabilitar las áreas explotadas de acuerdo a normas ambientales aplicables”.

No obstante, la realidad nos muestra que al año 3.358 toneladas de sólidos suspendidos con residuos tóxicos mineros (el equivalente a 177 volquetas de carga), desembocan en el lago Poopó provenientes de las principales operadoras mineras de la cuenca, sin tratamiento alguno (Zamora 2012).

De igual manera la subcuenca Poopó, como parte de una de las 24 subcuencas que conforman la gran cuenca del Lago Poopó-Uru Uru, genera al año residuos de Zinc, aproximadamente 15.776 kg, Hierro 3.359 kg y Plomo 69 kg; todos estos elementos superan las concentraciones diarias admisibles estipuladas en el Reglamento en Materia de Contaminación Hídrica (RMCH). Es importante aclarar que hablamos de un estimado, debido a que solo estamos tomando en cuenta los datos que genera una de las cooperativas mineras más grandes de la subcuenca, sin embargo, existen otras operadoras mineras que descargan sus efluentes de manera intermitente que pueden aportar también contaminantes significativos.

Los terrenos, las aguas están contaminadas, del puente el agua está yendo como chicha, cuando tenía que ser agua cristalina, pero por el momento nadie nos apoya, ni un ministerio, ni el gobierno, no dicen nada; y nosotros parecemos muertos en el altiplano contaminados con todos los reactivos que vienen de la minería, no sé dónde llegaremos o quién es el responsable, dónde se puede acudir”.

Max Calizaya, ex autoridad originaria ayllu Puñaca (2014)

 GCA Restau 1

 Diagrama de corte de la subcuenca Poopó

 

Este hecho ha generado diferentes conflictos al interior del territorio donde se desarrollan otras actividades como la agricultura y la ganadería, que se ven afectadas por los efectos de la contaminación, y atentan también contra la seguridad alimentaria de aquellos que viven y desarrollan sus actividades en la parte baja de la subcuenca. Ante esta problemática, desde el año 2017, organizaciones de base y monitores comunitarios del agua, con el apoyo de CENDA, desarrollan investigaciones enfocadas a plantear alternativas de solución a la contaminación minera.

La propuesta de investigación consiste en aplicar la Restauración Ecológica como alternativa de solución a la contaminación minera. No obstante, el presente artículo hará énfasis en uno de los resultados más importantes: “la aplicación potencial de plantas nativas para la restauración ecológica”.

 “Restauración Ecológica, proceso de asistir a la recuperación de un ecosistema natural o seminatural que ha sido degradado, dañado o destruido”.

Fuente: SER (2004)

El resultado se centra en la utilización de plantas nativas aptas para la fitoestabilización y la fitoextracción. Por un lado, aquellas especies de plantas que tienen la capacidad de inmovilizar contaminantes provenientes del suelo, por medio de la absorción y acumulación en sus raíces, conocidas como fitoestabilizadoras. Por otro lado, la fitoextracción representa a aquellas especies de plantas que son capaces de absorber y acumular los contaminantes en sus raíces y hojas. El principal objetivo de ambos mecanismos es reducir la movilidad del contaminante y reducir su capacidad de dispersión en el agua subterránea o en el aire; esencialmente la aplicación de este proceso evita que los contaminantes estén disponibles al interior de la cadena alimentaria.

GCA Restau 2

Fuente: PhytoSUDOE

 

En este sentido la investigación encontró 3 especies nativas de la subcuenca Poopó potenciales para la aplicación de la restauración ecológica. Tanto conocido comúnmente como como o que tienen la característica de absorber y acumular los contaminantes en las , demostrando su potencial para la fitoextracción. Mientras que conocida comúnmente como en muchas regiones del país, es una especie potencial para la .

Esta última especie, la Sehuenca, tiene características muy llamativas y potenciales, pues no solamente acumula el contaminante en la raíz, sino también funciona como una barrera viva en los ríos, permitiendo que los contaminantes sedimenten y no se dispersen aguas abajo. Básicamente, reducen la cantidad de sólidos suspendidos que año tras año llegan al Lago Poopó y disminuyen su volumen útil. Asimismo, esta especie tiene la característica de ser comestible para los animales, siendo apta como forraje para alimentar al ganado.

 

“La Sehuenca es buena, las vacas pueden comerla cuando está tierna, aunque no es muy palatable, podrían hacerse investigaciones para hacer ensilaje de esta planta porque abunda en estos lugares, de esta manera tendríamos la certeza de que nuestros animales no están contaminados con metales pesados”.

Abel Machaca, Comunidad Yuracari, Poopó (2020).

 

GCA Restau 16

Especies potenciales para la restauración ecológica.

 

 Respecto a la y laes importante destacar que estas especies tienen un potencial para ser empleadas en procesos de , una tecnológica nueva que está siendo aprovechada por otros países para maximizar el aprovechamiento de los minerales mediante la absorción y retención de estos elementos valiosos en las plantas. Sin duda estos procesos también disminuirían la cantidad de contaminantes que se vierten día a día desde los efluentes mineros, claro está, siempre y cuando se utilicen las tecnologías adecuadas.

En definitiva, debería ser prioridad del estado central, por medio de los diferentes órganos competentes (Viceministerio de Recursos Hídricos y Riego -VRHR-, organismos departamentales y municipales), la aplicación de estas iniciativas locales y el fomento de nuevas investigaciones que permitan cumplir lo estipulado en nuestras diferentes leyes.  Así lo describe el artículo 5 de la Política Nacional del Medio Ambiente, pues se debe contribuir a mejorar la calidad de vida de la población, sobre bases como la promoción de la conservación de la diversidad biológica, garantizando el mantenimiento y la permanencia de los diversos ecosistemas del país y la promoción y fomento de la investigación científica y tecnológica, relacionada con el medio ambiente y los recursos naturales.

Síntesis de los resultados

Para evaluar la capacidad de absorción de metales del suelo en la planta, se determinó la proporción de elementos como el As, Cd, Pb, y Zn encontrados en las hojas, en relación con la proporción encontrada en la raíz, este proceso se conoce como Factor de Translocación

 

GCA Restau 6

 

Capacidad de retención de los metales en las raíces

 GCA Restau 71

Resultados de los estudios desarrollados en 3 especies potenciales para la restauración (Chillca, Sehuenca y Asnahuaycha).

 

 

 

Redacción y elaboración: Área Gestión Colectiva de Agua

  • Ing. Yasin E. Peredo.
  • Ing. Luis H. Vildozo.
  • Ing. Fabiola Vargas.
Visto 225 veces Modificado por última vez en Martes, 26 Mayo 2020 15:55
Compartir esa articulo

Sobre el Autor

CENDA

CENDA es una institución sin fines de lucro que acompaña las estrategias propias de manejo y control del territorio y recursos naturales. Comparte nuestros contenidos y síguenos en nuestras redes sociales para estar al tanto de nuestras actividades.

Sitio Web: cenda.org/joomla30
Inicia sesión para enviar comentarios
Top