Acompañando las estrategias propias de manejo, control del territorio y los recursos naturales

En redes sociales circulan fotos y videos de animales ingresando a las ciudades y correteando por las calles. Es un hecho que desde que comenzó la cuarentena por el Covid-19, se ha cambiado la forma de vida de todos y esto ha dado paso a fenómenos interesantes que no hubieran sido posible con el ajetreo usual de los humanos. Pero, ¿Qué significa esto para ecosistemas como los ríos?

La Agenda del Agua promovió iniciativas de la población. Una de ellas, fue llevada a cabo por el Centro de Comunicación y Desarrollo Andino Cochabamba, CENDA, que impulsó la formación de un grupo de monitores comunitarios del agua en las nacientes del río Rocha. El trabajo se llevó a cabo con hombres y mujeres de los distritos rurales de Ucuchi y Chiñata (Sacaba).Con esta iniciativa se logró que la ciudadanía se involucre en la gestión de la cuenca del río Rocha, en la gestión de la calidad de sus aguas y que se capacite para ejercer y demandar a las instancias públicas, el cumplimiento de sus derechos.

Los índices de contaminación han llegado al límite de convertir al río en una serpiente negra, que contamina a su vez suelos y aguas subterráneas a su paso, con sustancias no biodegradables, más allá de Parotani y Capinota, áreas de cultivo intensivo de legumbres y hortalizas, las que son consumidas por toda la población de la región y también en otros distritos del país. 

Top