Acompañando las estrategias propias de manejo, control del territorio y los recursos naturales

Denuncia internacional: TRASVASE DE AGUAS DEL RIO MAURI PONE NUEVAMENTE EN RIESGO DE SECARSE AL LAGO POOPÓ.
DICUAREMA (Directorio de Cuenca de Ususarios de las Aguas del Desaguadero Mauri) hace la denuncia internacional trasvase de aguas del rio Mauri.

Es un hecho que a nivel nacional no existe una regulación ambiental rigurosa para las actividades extractivas. Si hablamos de normas y leyes que regulan al sector minero y otros sectores afines, nos encontramos con una serie de incoherencias, vacíos o simplemente artículos que no reflejan la realidad que se vive en el país. Por ejemplo, la Ley de Minería y Metalurgia, en su artículo 219 menciona que: “…es responsabilidad de los concesionarios (titulares de derechos mineros) prevenir, controlar, reducir y mitigar los impactos ambientales negativos, y remediar/rehabilitar las áreas explotadas de acuerdo a normas ambientales aplicables”.

Es deber del Estado gestionar, regular, proteger y planificar el uso adecuado y sustentable de los recursos hídricos, con participación social, garantizando el acceso al agua a todos sus habitantes; así lo estipula el artículo 374 de la Constitución Política del Estado Plurinacional de Bolivia.

No obstante, independientemente de quien se encuentre en el poder, queda demostrado que en muchos casos lo estipulado por la CPE queda como un escrito formal, lejos de ser aplicado en la realidad. Tal es el caso del Municipio de Poopó, donde, comunidades alejadas de los centros urbanos quedan relegados y vulnerables frente a los efectos de la contaminación y la escasez hídrica.

El agua es uno de los elementos esenciales para la vida, sin ella prácticamente nuestra existencia sería imposible. Por lo mismo, el agua está reconocida en la Constitución Política del Estado como un Derecho Fundamentalísimo para la Vida en el marco de la Soberanía de Pueblo (Art. 373)

 Este 2017, queremos retomar las alianzas y evaluar los avances que se han ido desarrollando en todo el año, a la vez queremos invitar a otras organizaciones e instituciones a que se sumen a la concreción de una red de Vigilancia Ambiental que iniciamos monitoras y monitores de Poopó y Corocoro el año pasado, con el fin de ir afianzando lazos de compromiso y acción en la defensa de nuestros recursos hídricos y nuestros territorios. En un escenario cada vez más peligroso para la defensa del agua y de la vida por el incremento de actividades y políticas extractivas, la unión de esfuerzos y luchas se hace necesaria.

Top